Las Pymes usan poco el comercio electrónico y las soluciones en la nube

Es una de las conclusiones más llamativas del informe e-Pyme 2015, realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI).

En 2015, el 99,2% de las pymes y grandes empresas y el 74,1% de las microempresas españolas disponen de ordenador. La penetración de este equipamiento se ha mantenido constante respecto a 2014 en las primeras y ha crecido 1,8 puntos en las segundas.

Sin embargo, el año pasado creció el número de empresas que proporcionan a sus trabajadores dispositivos portátiles que permiten la conexión a Internet de uso empresarial, pasando del 54,6 al 63,8 % en el caso de las pymes y grandes y del 18,2 al 22,2 % entre las compañías de menos de 10 empleados.

El uso de la banda ancha móvil alcanza al 83,8 % de las pymes y grandes empresas y el 72,6% de las microempresas, principalmente a través de dispositivos Smartphone.

Mucho camino por recorrer

Aunque las cifras generales sugieran lo contrario, el panorama no es tan alentador si efectuamos la comparación con los paladines europeos en la transformación digital. Sin embargo, sectores como hoteles, campings, agencias de viajes, informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales aparecen como líderes en cuanto a implantación de las nuevas tecnologías en sus procesos de negocio, bien por su propia iniciativa o por los cambios en los hábitos de consumo de los ciudadanos.

La radiografía del uso de las TIC por parte de las pymes pone de manifiesto el bajo uso del comercio electrónico o el poco provecho realizado de las páginas web corporativas en cuanto a presentar productos y servicios o la posibilidad de realizar pedidos o reservas online. Además, solo el 27,6% de las pymes y grandes empresas y el 12,3% de las microempresas han realizado compras mediante comercio electrónico, mientras que los porcentajes, en el caso de las ventas, se reducen al 17,6% en el primer segmento empresarial y únicamente al 3,6% en el segundo.

Por otro lado, la adquisición de soluciones en la nube por parte de las empresas continúa siendo muy limitada. Mientras que el porcentaje de pymes y grandes empresas que usa este tipo de herramientas avanza cuatro décimas en 2015, hasta el 15,4%, en las microempresas cae 3 puntos, hasta situarse en el 5,1%. En ambos casos, el sector con mayor porcentaje de empresas que adquieren soluciones de este tipo, a mucha distancia del resto, es el de informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales, con una penetración del 50,7 y del 28%, respectivamente.

La brecha de las microempresas

La diferencia existente entre las empresas más pequeñas con el resto de las pymes, y sobre todo con respecto a las grandes empresas en el uso de las nuevas tecnologías persiste, a pesar del efecto transformador de Internet y los bienes y servicios asociados a la red.

Teniendo en consideración los objetivos de la Comisión Europea en cuanto a digitalización de las empresas, quizás sería momento de plantear una estrategia que sirva para hacer ver a las pequeñas y medianas empresas, y especialmente a las microempresas, que los negocios que no emprendan el camino de la digitalización tienen altas probabilidades de fracasar en un futuro más o menos inmediato.

Consulta la noticia